Index
  Belleza
  Maquillaje
  Cabello
  Piel & Cuerpo
  Moda
  Fragancias
  Estilo
  Hogar
  Cocina
  Recetas
  Decoración
  Seguridad
  Plantas & Mascotas
  Manualidades
  Ser Madre & Familia
  Mamá
  Hijos
  Familia
  Pareja & Sexo
  Pareja
  Sexo & Afrodisíacos
  Salud
  Cuerpo
  Estética
  Embarazo
  Ginecología
  Pediatría
  Psicología
  Místico & Esencial
  Astrología
  Horóscopos
  Meditación
  Tarot
  Feng Shui
  Terapias Alternativas
  Dietas & Nutrición
  Dietas
  Gym & Fitness
  Yoga
  Ocio & Entretenimiento
  Humor
  Tests
  Revistas
  Amor
  Viajes & Turismo
  Trabajo & Formación
  Consejos Empleo
  Ayuda Legal
  Mujer Emprendedora
  Economía Familiar
  Ciencia / Natura
  Novias & Bodas
  Index

EL ODIO

El odio es el producto de resentimientos y generalmente se define como el sentimiento contrario al querer. En el amor se desea el bienestar para la persona amada. En el odio, el malestar y deseo de daño es lo que está presente. La persona que odia manifiesta una conducta hostil, agresiva y repulsiva contra la persona u objeto de su odio.

 

Las personas abrigan odios en su interior a causa de haber sufrido en su vida frustraciones y situaciones que no pudieron superar. Es el caso de personas que no consiguen perdonar a sus padres porque cuando eran niños, fueron maltratados. También es el caso de la persona que sufrió una separación traumática y vive odiando a quien fuera su pareja.

Estas personas viven responsabilizando a los demás de sus fracasos. Tienen un permanente sentimiento de que el mundo está contra ellas y no entienden que tuvieron responsabilidad en las situaciones adversas que vivieron. Por lo general, les cuesta olvidar lo que "supuestamente le hicieron" y por ende, el perdón no tiene cabida en su vocabulario.
Estudios recientes han demostrado que las personas que guardan odios y resentimientos los somatizan llegando a sufrir enfermedades tan graves como el cáncer. Por cierto, parte importante de la cura de esta enfermedad, depende en gran medida de que las personas comiencen a realizar un trabajo interno que les permita olvidar y dejar atrás, las supuestas causas que les obligaron a sentir odio hacia los demás y que perdonen y se perdonen a si mismas.

Ira y odio ¿Son iguales?

El odio es consecuencia de la ira. Cuando a la rabia emocional le colocamos la razón y el pensamiento, entonces surge el odio. Tenemos entonces personas que odian muchas cosas y que viven constantemente resentidas contra la vida, hasta el punto de querer llegar a morir.

Lo deseable es que quienes reaccionan con ira ante una situación determinada, identifiquen y entiendan las causas que la generaron y sean capaces de controlarla y manejarla adecuadamente.

La terapia enseña como se puede lidiar con la rabia o el odio, de un modo tal que no lesione los sentimientos, los valores o la autoestima de la persona que motiva estas emociones.

Existe un conjunto de actividades como la meditación, el deporte, la práctica religiosa, entre otras, que pueden llevar calma al iracundo. Pero, mientras no cambie la crítica situación del país, seguirán sucediéndose descargas de ira irracionales. Lo importante es tratar de lograr una autocontrol, en donde a pesar de los estímulos agresivos, las personas puedan lograr paz anímica y espiritual.

"Las personas abrigan odios en su interior a causa de haber sufrido en su vida frustraciones y situaciones que no pudieron superar, pero quienes guardan odios y resentimientos llegan a sufrir enfermedades tan graves como el cáncer."

 

VER MÁS SOBRE PSICOLOGÍA >>

 
Weight Loss Programs | Experts | Company | Privacy Policy | Affiliates | Site Map | Help | Contact Us |
All Rights Reserved 2005, DEMUJERAMUJER.COM.AR