Index
  Belleza
  Maquillaje
  Cabello
  Piel & Cuerpo
  Moda
  Fragancias
  Estilo
  Hogar
  Cocina
  Recetas
  Decoración
  Seguridad
  Plantas & Mascotas
  Manualidades
  Ser Madre & Familia
  Mamá
  Hijos
  Familia
  Pareja & Sexo
  Pareja
  Sexo & Afrodisíacos
  Salud
  Cuerpo
  Estética
  Embarazo
  Ginecología
  Pediatría
  Psicología
  Místico & Esencial
  Astrología
  Horóscopos
  Meditación
  Tarot
  Feng Shui
  Terapias Alternativas
  Dietas & Nutrición
  Dietas
  Gym & Fitness
  Yoga
  Ocio & Entretenimiento
  Humor
  Tests
  Revistas
  Amor
  Viajes & Turismo
  Trabajo & Formación
  Consejos Empleo
  Ayuda Legal
  Mujer Emprendedora
  Economía Familiar
  Ciencia / Natura
  Novias & Bodas
  Index

LA DIFERENCIA ENTRE LA META Y EL SUEÑO ES EL ACTUAR

"El alma del perezoso anhela y nada alcanza"   Proverbios

 

Los pilotos de aeronaves dicen que en el aire la velocidad es la vida.  Si el avión deja de moverse se cae, con sus trágicas consecuencias. 

Muchas veces nos lamentamos de las oportunidad que se escaparon de nuestras manos.  Cuantas cosas hemos deseado sin alcanzar.  De cuantas cosas nos lamentamos, de las malas notas en un examen, de no terminar una mala relación antes, de no acabar la universidad, de no aprender flamenco, no hablar francés, no haber viajado más, no bajar de peso, la lista es a veces interminable. 

Muchas veces tenemos buenas razonas por no haber actuado a tiempo, otras sencillamente no lo hicimos ¿seria pereza?.  El antiguo testamento el libro sagrado para judíos y cristianos es muy duro cuando habla de la pereza.  Algunas veces no actuamos en nuestras metas por pereza, aunque disfrazamos esa verdad en infinidad de excusas.  En la actualidad no la llamamos pereza, se llama procrastinación, temor, o comodidad, el área de la comodidad y el confort.  Podemos llamar a la inactividad como queramos las consecuencias son las mismas.  

En mi caso personal siempre quise bailar flamenco, tan vano como eso.  Por años lo pospuse y soñé en lo maravilloso que seria.  Contemple mis pies moviéndose en armonía con las castañuelas y las palmas.  Me deleite pensando en como me divertiría aprendiendo flamenco.  Un buen día me inscribí en clases de flamenco.  Bueno, después de varias lecciones y cientos de frustraciones me convencí que no era para mi, no me gustaba, además de no poder seguir las complicadas rutinas no me gustaba el zapateo (voila).  Después de años de perder el tiempo soñando, aprendí que el flamenco para mi era para ser admirado en otros.

La diferencia, como sabemos, entre un sueño y una meta es el actuar.  La meta tiene un objetivo y una línea de tiempo, el sueño es ... un sueño.  No es malo soñar, pero también debemos de tener metas y no dejar que nuestros sueños nos roben nuestra realidad.  Si en realidad deseas algo empieza, muévete.  Tu puedes y te lo debes a ti mismo. 

 

VER MÁS SOBRE PSICOLOGÍA >>

 
Weight Loss Programs | Experts | Company | Privacy Policy | Affiliates | Site Map | Help | Contact Us |
All Rights Reserved 2005, DEMUJERAMUJER.COM.AR