Index
  Belleza
  Maquillaje
  Cabello
  Piel & Cuerpo
  Moda
  Fragancias
  Estilo
  Hogar
  Cocina
  Recetas
  Decoración
  Seguridad
  Plantas & Mascotas
  Manualidades
  Ser Madre & Familia
  Mamá
  Hijos
  Familia
  Pareja & Sexo
  Pareja
  Sexo & Afrodisíacos
  Salud
  Cuerpo
  Estética
  Embarazo
  Ginecología
  Pediatría
  Psicología
  Místico & Esencial
  Astrología
  Horóscopos
  Meditación
  Tarot
  Feng Shui
  Terapias Alternativas
  Dietas & Nutrición
  Dietas
  Gym & Fitness
  Yoga
  Ocio & Entretenimiento
  Humor
  Tests
  Revistas
  Amor
  Viajes & Turismo
  Trabajo & Formación
  Consejos Empleo
  Ayuda Legal
  Mujer Emprendedora
  Economía Familiar
  Ciencia / Natura
  Novias & Bodas
  Index

CÓMO LLEVAR EL DUELO DESPUÉS DE UNA MUERTE

Todas las sociedades han llevado a cabo ritos funerarios desde épocas remotas. Este hecho no sólo tiene un valor religioso, sino también psicológico.

 

En épocas pasadas era general la expresión pública de dolor ante la muerte de un ser querido (en occidente suele denominársele luto). En la actualidad, hay muchas sociedades donde este comportamiento va perdiendo fuerza y la expresión del dolor se hace de forma más privada, casi dando la impresión de que nada ha sucedido y nadie ha desaparecido para no regresar.

Cuando una persona siente este tipo de dolor, se ve rodeada de gente que la alienta a que se distraiga y anime, cuando en realidad lo que desea y necesita es expresar su dolor y compartir sentimientos. Incluso aunque la pérdida halla sido de alguien extremadamente anciano del que ya se esperaba la muerte. Todas las pérdidas, por comprensibles que sean, producen dolor.

Es importante prestar especial atención a los viudos/as ancianos por sus dificultades de adaptación a la nueva situación, y a los familiares de un niño o joven fallecido, por la incomprensión y el extremo dolor que este hecho provoca.

Según los estudios, las personas que no exteriorizan su dolor y lo privatizan suelen aislarse cada vez más de la sociedad, justo lo contrario que sería deseable. También tiene más posibilidades de enfermar, buscando medicamentos para su curación cuando lo que en realidad están reclamando es poder expresarse. Por eso los ritos funerarios están tan extendidos: proporcionan una fuga emocional para toda la presión que el dolor produce.

Esto no quiere decir que debamos aceptar los ritos funerarios socialmente aceptados en nuestra comunidad. Cada uno puede crearse su "propio rito" teniendo en cuenta que de lo que se trata es de reconocer que la persona ha muerto y no volverá jamás, y que debemos dar rienda suelta a nuestro enfado, ira, dolor… expresándolos de la forma más abierta y descongestionante posible.

 

VER MÁS SOBRE PSICOLOGÍA >>

 
Weight Loss Programs | Experts | Company | Privacy Policy | Affiliates | Site Map | Help | Contact Us |
All Rights Reserved 2005, DEMUJERAMUJER.COM.AR