Index
  Belleza
  Maquillaje
  Cabello
  Piel & Cuerpo
  Moda
  Fragancias
  Estilo
  Hogar
  Cocina
  Recetas
  Decoración
  Seguridad
  Plantas & Mascotas
  Manualidades
  Ser Madre & Familia
  Mamá
  Hijos
  Familia
  Pareja & Sexo
  Pareja
  Sexo & Afrodisíacos
  Salud
  Cuerpo
  Estética
  Embarazo
  Ginecología
  Pediatría
  Psicología
  Místico & Esencial
  Astrología
  Horóscopos
  Meditación
  Tarot
  Feng Shui
  Terapias Alternativas
  Dietas & Nutrición
  Dietas
  Gym & Fitness
  Yoga
  Ocio & Entretenimiento
  Humor
  Tests
  Revistas
  Amor
  Viajes & Turismo
  Trabajo & Formación
  Consejos Empleo
  Ayuda Legal
  Mujer Emprendedora
  Economía Familiar
  Ciencia / Natura
  Novias & Bodas
  Index

LA AMISTAD ENTRE EL HOMBRE Y LA MUJER

Los seres humanos somos seres gregarios, vivimos en sociedad y más allá de nuestros miembros familiares, los amigos forman un papel importante en la vida de todos nosotros. Tener amigos nos sirve de refugio donde, en caso de necesidad, podemos encontrar ayuda y consuelo sin tener que dar nada a cambio. La amistad no es posesión, ni exigencias, ni obligaciones sino libertad y apoyo mutuo. Si no es así, quizás no sea una verdadera amistad lo que tenemos.

 

El significado de la amistad y el tener amigos es algo que se instaura en la infancia y estas primeras adquisiciones influyen en su desarrollo posterior. Al principio el niño se relaciona básicamente con su familia más íntima, padres, hermanos, tíos, primos. Pero, poco a poco, sobretodo gracias a la escuela, el niño inicia su socialización entablando lazos afectivos fuera del hogar. Descubre a otros niños de su edad, con otras características, algunas iguales y otras diferentes a él. Aprende a compartir, a confiar y a querer a personas de su misma edad. Establece un doble vínculo y esto hace que la personalidad del niño influya claramente en el desarrollo de sus amistades y éstas, a su vez, también lo hacen sobre su personalidad. En esta etapa, es fundamental el aprendizaje que se logre a partir de los padres, de sus amigos y de la relación que tengan con ellos. Es más fácil que un niño tenga amigos en una familia en la que se valoran y potencian los lazos de amistad.

En la adolescencia, el joven afianza su identidad a través de identificación con su grupo de pares, la relativa separación del grupo familiar y forma su imagen personal. El adolescente, necesita a alguien de su misma edad y sexo, para compartir la pesada carga, de todas las dudas que le surgen constantemente. Ha de ser alguien que él vea como 'un igual', con sus mismos problemas e inquietudes. Por eso no vale como amigo un padre o profesor, ya que éstos están investidos de una autoridad aunque no lo pretendan. Además los padres y profesores tienen otro papel muy importante y necesario en la vida del adolescente.

El adolescente escogerá como amigo a aquella persona con la que el puede identificarse. No necesariamente es que el amigo sea igual a uno mismo, es suficiente con que sea percibido similar. También se desea como amigo, a las personas populares dentro del grupo. En algunas ocasiones, se prefiere como amigo a aquella persona que tiene valores complementarios. Se sugiere que los padres fomenten las relaciones sociales en los hijos, que les enseñen cómo conocer gente y hacer amigos. Se ha demostrado que aquellos jóvenes que no saben relacionarse con sus iguales en edades tempranas, suelen tener dificultades serias en la edad adulta. Por lo que facilitar el que el hijo se venga a casa con sus amigos es muy positivo y además, nos permite conocer quiénes son y cuales son sus valores y creencias.


Hombres y mujeres... ¿Amigos?

Si bien puede resultar complicado, hombres y mujeres pueden convertirse en amigos. Es más, tienen buenas razones para hacerlo. Existen cuatro desafíos para la amistad entre hombre y mujer: Definir la relación, Manejar la atracción sexual, Verse entre sí como iguales y Enfrentar las preguntas, del tipo "¿En serio son nada más amigos?".

Más recientemente, se añadió una quinta regla: Conocerse. La amistad entre hombre y mujer sí tiene algo en común con las relaciones amorosas. Para que funcione, es esencial la comunicación. Además ambos sexos se logran beneficiar de sus diferencias, los hombres se reúnen para practicar deportes, viajar o hablar de los precios de las acciones y pocas veces comparten sentimientos o reflexiones personales. Cosas que si hacen además de hablar y comunicarse, los hombres y mujeres amigos. Otras actividades que prefieren, son salir a cenar y simplemente conversar.


Amor y amistad

El amor es un sentimiento íntimamente unido a la amistad. Todos necesitamos dar y recibir amor. Es una capacidad de índole superior para la que el ser humano está ampliamente dotado, a la vez que constituye una necesidad. Una existencia sin amor supone un vacío en una parcela importante de nuestra vida psíquica. A lo largo de la existencia vamos estableciendo numerosas relaciones interpersonales en las que volcamos nuestro afecto, de una forma más o menos intensa, dependiendo de la afinidad que sentimos por esas personas, de la intensidad y frecuencia de la relación y de la reciprocidad afectiva que advertimos en ellos. De forma más o menos inconsciente, damos cariño esperando que éste obtenga cierta resonancia en la persona querida, de tal modo que esta persona también nos dé cariño a nosotros, lo que supone un reconocimiento, una reciprocidad y el establecimiento de un vínculo afectivo como es la amistad. En toda buena relación amistosa existen al menos dos de los tres componentes que también existen en toda relación amorosa: Intimidad, pasión y compromiso. La intimidad no se refiere a intimidad sexual, sino más bien a la intimidad emocional, que es la capacidad de revelar tus secretos más profundos, con todas sus imperfecciones a otra persona. Pero la intimidad en si misma no mantiene el amor. Es necesario que estas dos personas se sientan atraídas, y en la amistad entre hombres y mujeres muchas veces esto es lo primero que sucede. Los hombres indican con mayor frecuencia que la atracción sexual es la razón principal para iniciar una amistad y que, incluso, podía profundizarla. Pero, a la larga se logra sublimar este sentimiento o manejarlo a través de la comunicación, y esto permite disminuir la tensión sexual entre ambos. Finalmente, el compromiso es un componente fundamental en este tipo de relación. Tiene diversas etapas, en la primera, la relación es importante y ambas personas piensan continuarla, dedicándole tiempo y tratándola con cierto grado de respeto. Esta etapa hace que los miembros de esta relación amistosa planeen encuentros asiduos, se contesten llamadas telefónicas y estén deseosos de hacer planes para encuentros futuros. Pero a diferencia de las relaciones amorosas esto no implica exclusividad, y les permite tener relaciones sentimentales con otras personas e incluso dialogar sobre ellas. De manera que la frase "amigo ratón del queso", en algunas personas pareciera no cumplirse y logran vencer el escepticismo social en relación a que entre una mujer y un hombre puede haber "solo una simple amistad".

 

VER MÁS SOBRE PSICOLOGÍA >>

 
Weight Loss Programs | Experts | Company | Privacy Policy | Affiliates | Site Map | Help | Contact Us |
All Rights Reserved 2005, DEMUJERAMUJER.COM.AR