Index
  Belleza
  Maquillaje
  Cabello
  Piel & Cuerpo
  Moda
  Fragancias
  Estilo
  Hogar
  Cocina
  Recetas
  Decoración
  Seguridad
  Plantas & Mascotas
  Manualidades
  Ser Madre & Familia
  Mamá
  Hijos
  Familia
  Pareja & Sexo
  Pareja
  Sexo & Afrodisíacos
  Salud
  Cuerpo
  Estética
  Embarazo
  Ginecología
  Pediatría
  Psicología
  Místico & Esencial
  Astrología
  Horóscopos
  Meditación
  Tarot
  Feng Shui
  Terapias Alternativas
  Dietas & Nutrición
  Dietas
  Gym & Fitness
  Yoga
  Ocio & Entretenimiento
  Humor
  Tests
  Revistas
  Amor
  Viajes & Turismo
  Trabajo & Formación
  Consejos Empleo
  Ayuda Legal
  Mujer Emprendedora
  Economía Familiar
  Ciencia / Natura
  Novias & Bodas
  Index

INFECCIONES VAGINALES

Las infecciones vaginales son el problema de salud más común entre las mujeres. En muchos países, es la razón más frecuente por la que visitan al médico; y según la Asociación Nacional de Vaginitis de Estados Unidos, solamente en este país ocurren más de 10 millones de consultas médicas por esta causa.

 

Múltiples factores o variedad de organismos puede ser los causantes de las infecciones; por lo que cada tipo, debe ser tratado de forma diferente. Es posible que un medicamento que funciona ante una infección vaginal, no sea efectivo en otra.
 
Para detectarlas, existen varias pruebas, usando papel PH y un microscopio, que se efectúan en menos de tres minutos y que identifican el tipo de infección vaginal que presenta la paciente. Las citologías u otros exámenes usando espéculos, no son confiables a la hora de realizar un diagnóstico para estos casos.

Las infecciones vaginales se acompañan, frecuentemente, de la vagitinis, nombre que recibe la inflamación de la vagina y que se caracteriza por flujo, irritación y/o picazón. Las más comunes son la infección bacteriana, la trichomoniasis y la candidiasis vulvovaginal.

Para poder prevenir cualquiera de estos tipos de infecciones vaginales, es muy importante que conozcas sus características, síntomas, formas de trasmisión y otros datos que te ayudarán a prevenirlas.

A continuación, te ofrecemos una descripción de cada uno de estos tres principales tipos de infección vaginal. No olvides, que si notas la presencia de algunos de los síntomas que mencionamos, debes acudir a tu médico lo antes posible.

La vaginosis bacterial:

• La vaginosis bacterial (VB) es la causa más común de síntomas de vaginitis entre las mujeres en edad reproductiva. Puede ser trasmitida a través de la relación sexual, aunque el organismo que la causa ha sido encontrado en mujeres jóvenes que aún no están activas sexualmente.

• El rol de la actividad sexual en el desarrollo de la vaginosis bacterial no ha sido definido. Sin embargo, se sabe que los dispositivos intrauterinos o DIUs, que muchas mujeres usan como método anticonceptivo, pueden incrementar el riesgo de adquirirla.

• El principal síntoma de la VB es la aparición de una secreción vaginal anormal, con un fuerte olor que muchas veces recuerda el olor del pescado, y que es especialmente notable después de la actividad sexual. Sin embargo, aproximadamente la mitad de las mujeres con sintomatología clínica de VB no reportan síntomas.

Normalmente, los hombres no reciben tratamiento pero en algunos casos, cuando la infección en la mujer no responde al tratamiento médico, puede ser útil realizarlo.

Investigadores estudian el rol de la VB en la aparición de las infecciones pélvicas, las cuales pueden causar infertilidad y embarazo ectópico.

La trichomoniasis:

• La trichomoniasis es causada por un parásito protozoos unicelular llamado Trichomonas Vaginalis. Es principalmente una infección del tracto urogenital.

• Frecuentemente ocurre sin síntomas pero cuando aparecen, se muestran entre el 4to y el 20mo día, después de contraer la infección. Algunos de los síntomas pueden aparecer, incluso, años después.

• Los principales síntomas en la mujer son: un denso flujo vaginal de color verde-amarillo o gris, malestar durante el acto sexual, mal olor vaginal y ardor al orinar. También ocurre irritación y picazón en la zona genital y en algunas ocasiones dolor en el bajo vientre. En los hombres, puede aparecer una fina secreción de color blancuzco por el pene y dolor o dificultad al orinar; aunque es bueno destacar, que la mayoría de los hombres infectados, no experimentan ningún síntoma.

• La trichomoniasis es diagnosticada usualmente con el examen microscópico del flujo vaginal. En algunos casos puede ser detectada con la citología o prueba del papanicolaou.

• Aún cuando los síntomas de la trichomoniasis hayan desaparecido en el hombre, después de algunas semanas de tratamiento, éste puede trasmitir la infección a su pareja.

Estudios recientes han encontrado que la trichomoniasis puede incrementar el riesgo de trasmisión del VIH (virus del SIDA) y también puede causar partos prematuros o bebés bajo peso.

El uso de condones y diafragmas pueden ser útiles para prevenir la propagación de la trichomoniasis.

En los hombres las infecciones más comunes ocurren en la uretra. En las mujeres, donde más frecuente aparecen es en la vagina.

La candidiasis vulvovaginal:

• La candidiasis vulvovaginal, también conocida como moniliasis, es una causa muy común de irritación vaginal. Se ha estimado que aproximadamente el 75% de todas las mujeres, experimentarán, al menos, un episodio de moniliasis en su vida.

• La candidiasis es causada por un exceso o sobrecrecimiento de ciertas células que normalmente existen en la vagina. Se dice que el embarazo, una incontrolable diabetes mellitus y el uso de anticonceptivos o antibióticos orales, son factores que están asociados a la aparición de esta infección.

• Otros factores que también pueden influir son el uso de duchas y desodorantes vaginales y de ropa exterior e interior poco ventilada. No existen evidencias de que pueda trasmitirse sexualmente.

• Al igual que la trichomoniasis, se diagnostica a través del examen microscópico de la secreción vaginal.

Aunque usualmente los hombres no experimentan los síntomas de la moniliasis, en algunos casos pueden mostrar un salpullido en el área genital o ardor en el pene, después del acto sexual.

Consejos para prevenirlas:

Evitar las infecciones vaginales es mucho más fácil que curarlas. La mayoría requiere de un tratamiento médico pero una vez que han sido sanadas, es importante hallar la forma de prevenirlas y de que no reaparezcan.

Para ayudarte en este propósito, te ofrecemos algunos consejos:

• Duerme desnuda. Es importante mantener el área de la vagina bien ventilada y seca. Si te resulta incómodo y prefieres usar ropa interior, asegúrate de que sea de algodón.

• Agrega bastante ajo a tus comidas. El ajo es un poderoso antibiótico.

• Después de ir al baño, siempre límpiate de adelante hacia detrás. De hacerlo al revés, las bacterias que puedan encontrarse en los restos de heces fecales, al entrar en contacto con la vagina, podrían causarte una infección vaginal.

• Evita los papeles sanitarios de colores y olores. Los químicos usados en algunos, pueden irritar tus partes íntimas.

• Toma un baño de asiento natural. Agrega media taza de vinagre o de sal al agua. Siéntate con tus piernas separadas y deja que el agua bañe el área vaginal.

• Si padeces de infecciones vaginales con frecuencia, puede ser que tu organismo sea sensible a ciertos alimentos que contienen levadura o moho, los cuales debes evitar en tu dieta. Estos alimentos son: el pan, los dulces de harina, pizzas, pepinillos en conserva, queso, hongos. Las cervezas y los vinos también están hechos con levadura, por lo que debes prescindir de ellos.

 
 
Weight Loss Programs | Experts | Company | Privacy Policy | Affiliates | Site Map | Help | Contact Us |
All Rights Reserved 2005, DEMUJERAMUJER.COM.AR