Index
  Belleza
  Maquillaje
  Cabello
  Piel & Cuerpo
  Moda
  Fragancias
  Estilo
  Hogar
  Cocina
  Recetas
  Decoración
  Seguridad
  Plantas & Mascotas
  Manualidades
  Ser Madre & Familia
  Mamá
  Hijos
  Familia
  Pareja & Sexo
  Pareja
  Sexo & Afrodisíacos
  Salud
  Cuerpo
  Estética
  Embarazo
  Ginecología
  Pediatría
  Psicología
  Místico & Esencial
  Astrología
  Horóscopos
  Meditación
  Tarot
  Feng Shui
  Terapias Alternativas
  Dietas & Nutrición
  Dietas
  Gym & Fitness
  Yoga
  Ocio & Entretenimiento
  Humor
  Tests
  Revistas
  Amor
  Viajes & Turismo
  Trabajo & Formación
  Consejos Empleo
  Ayuda Legal
  Mujer Emprendedora
  Economía Familiar
  Ciencia / Natura
  Novias & Bodas
  Index

FANTASÍAS SEXUALES EN LA MUJER

Las fantasías sexuales son productos de la imaginación que todos somos capaces de crear. Desde la infancia somos capaces de tener fantasías sexuales que sirven para una variedad de funciones y que pueden despertar una amplia gama de reacciones.

 

Las fantasías sexuales tienen el valor de la realidad y por eso son tan importantes para la vida cotidiana. Hay que disfrutarlas, dejarlas surgir y no reprimirlas o censurarlas, porque puede ser el origen de conflictos sexuales.

Las fantasías sexuales contribuyen a que los sentimientos surjan con fuerza. Las fantasías son seguras, porque son privadas y ficticias. La privacidad asegura que éstas no serán descubiertas, mientras que su carácter inventado nos libera de cualquier responsabilidad y nos permite jugar con ellas.

Durante mucho tiempo existió la idea generalizada de que los hombres fantaseban más a nivel sexual que las mujeres, pero desde el psicoanálisis se desmiente tal extremo. Las mujeres y los hombres fantasean en igual medida, pero de diferentes maneras.

La sexualidad humana es un sistema de múltiples niveles que abarca lo físico, lo cultural y lo psicológico, dando como resultado, dentro de la normalidad, el placer y la reproducción. Y es la casilla del placer donde tienen su espacio las fantasías sexuales, que son sueños diurnos que suceden cuando la persona está despierta y que tienen una connotación sexual. Regularmente, son manifestaciones de deseos contenidos que pueden significar otra cosa.

El estado de ánimo influye mucho a la hora de crear fantasías, ya que una persona que esté atravesando por momentos difíciles, problemas económicos, depresiones, entre otras cosas, no se siente muy estimulada para crear sueños eróticos. Afortunadamente, diferentes estímulos externos pueden proporcionar más material para los sueños eróticos, que son muy particulares para cada persona. Entre ellos se pueden mencionar: ver películas de alto contenido erótico, leer libros con descripciones sensuales y crear un ambiente de intimidad.

Algunos estudios realizados demuestran que muchas mujeres que han llevado sus fantasías a la práctica se frustan. Esto se debe a que en los sueños eróticos ellas dirigen la acción para que las cosas sucedan a su manera y en la vida real es diferente; el hombre no siempre llena sus expectativas. Cuando eso pasa ellas tienden a hacer un “sabotaje sexual”, según explica el sexólogo Gil Germán. De ese modo, en medio del acto sexual la mujer piensa en algo que evita la relación y el placer. La única solución es crear un ambiente de confianza, que la pareja se conozca mejor para que la mujer se exprese y no se reprima.

Las fantasías son buenas o malas dependiendo de la percepción de la persona. Como dice el sexólogo Germán, si la fantasía se convierte en la única forma o fuente de gratificación sexual se destruye el vínculo de pareja.

En la elaboración de una fantasía, interviene de una manera muy activa, el cine. Hay escenas que quedarán flotando en la eternidad de las mentes eróticas y erógenas de miles de espectadores que por respeto a esa fantasía, no se atreverán a hacerla propia. Sin embargo en el año en que se estrenó la película “Último tango en París”, todos aquellos buenos amantes se preocuparon de que siempre hubiera mantequilla en la heladera. Con “Nueve Semanas y Media”, la tendencia gastronómica del erotismo se renovó con nuevos productos como miel, cerezas, leche.

El mapa del amor
Jhon Money, autor de varios libros sobre sexualidad, asegura que todos desarrollamos un mapa de amor, un mapa mental que tiene las características del amado y también las actividades sexuales y afectivas que nos resultan más eróticas.

Según este profesional, el mapa del amor es como las huellas digitales de la personalidad sexual de cada persona. Las cosas que excitan sexualmente son únicas, aunque se puedan compartir en gran medida con la pareja. Las fantasías sexuales completan el mapa del amor y agregan las pistas que le faltan, pero sobre todo -sostiene el experto- “entretienen la cabeza” y permiten la concentración en las sensaciones placenteras, sin censuras y aumentando la posibilidad de excitación erótica.

La fantasía y el deseo sexual a veces pueden aparecer juntos y ser el motor que enciende la escena sexual. Pero también se ha comprobado que las personas con bajo deseo sexual tienen pocas fantasías sexuales y muchas veces se benefician usando y construyendo fantasías de manera positiva.

¿Qué pasa con la pasión y el deseo entre dos personas que llevan juntas muchos años? Gran parte de la actividad sexual de las parejas que conviven se transforma en sexo rutinario. Según la experta psicóloga Laura Caldiz, las parejas que conviven ven apagarse por momentos el fuego de los primeros tiempos y asisten un poco desconcertadas a una sucesión de encuentros sexuales un poco insípidos.

Caldiz asegura que a todas las parejas les pasa lo mismo con el tiempo y lo que era novedad ya no lo es, y si a esta razón se le suman la rutina del trabajo, los niños, el colegio y las tareas domésticas, no hay romanticismo ni pasión sexual que resistan tanta presión, familiaridad y cotidianiedad. Es en este punto es donde la aparición y el mantenimiento de las fantasías pueden ser una interesante manera de recuperar el erotismo.

 

VER MÁS SOBRE SEXO >>

 
Weight Loss Programs | Experts | Company | Privacy Policy | Affiliates | Site Map | Help | Contact Us |
All Rights Reserved 2005, DEMUJERAMUJER.COM.AR